La tensa espera ya es historia y Mikel Sanz puede saborear merecidamente, por fin, su convocatoria para el que será su primer Campeonato Mundial de pelota. El pelotari navarro, que junto a Emiliano Skufca, Javier Labiano y Erik Zubiri representará a España en la modalidad de paleta de cuero, participará en la cita de Barcelona en un momento álgido a nivel personal y pletórico en el aspecto físico, tal y como acreditó en una reciente sesión de entrenamiento en el CEM Olímpics de la Vall d’Hebron, sede de la cita mundialista, en la que participó acompañado por el propio Skufca.

“Será mi primer Mundial absoluto y la verdad es que estoy con muchas ganas”, admitió Mikel, que no dudó en ensalzar el acabado de la remodelación de la sede barcelonesa al hablar de “unas instalaciones que son increíbles” y que también celebró el factor favorable de “jugar en casa, que es muy importante”. El pelotari español, de hecho, no duda sobre la implicación de los aficionados en la capital catalana: “Aquí se disputaron unos Juegos Olímpicos y se vio que la gente respondía y que había mucho público en las gradas”. En ese sentido, Mikel admitió que “ver que a un mes para el Mundial apenas quedan entradas es algo que motiva a los que vamos a jugar”.

Objetivos y favoritos

Pese a ser su primer Mundial, Mikel, de 27 años, atesora un gran rodaje a sus espaldas y no se pone límites en Barcelona. “Nosotros venimos con la idea de ganar. Aspiramos a lo máximo. Es verdad que al final aquí vienen los seis mejores países de la modalidad y sabemos que habrá que hacer las cosas muy bien y jugar muy bien para intentar ganar”, explicó poco antes de elogiar el potencial de sus rivales: “Hay varias selecciones a muy alto nivel. Francia, que tiene jugadores muy buenos y es la actual campeona de la Copa del Mundo (2017), y Argentina, que también quedó por delante nuestro y ha subido mucho su juego y están a un nivel muy alto”. “Pienso que esos serán nuestros principales rivales pero también hay que tener en cuenta a los jugadores cubanos, que pueden dar muchas sorpresas”, añadió finalmente el pelotari del CD Amaya a modo de advertencia.

Todo parece de cara para Mikel para poder afrontar el campeonato con las máximas garantías después de experimentar unas sensaciones muy positivas durante la preselección con el combinado nacional español. “Con los compañeros de equipo tenemos un ambiente muy bueno, muy sano. Todos tenemos el mismo objetivo, que es ganar, y poniendo cada uno de nuestra parte y haciendo lo mejor posible podremos intentar llevarnos el título”, aseguró esperanzado el pelotari español, que afronta el reto de Barcelona con una seguridad impropia de un debutante.