Es uno de los grandes referentes internacionales de la pelota por su brillante palmarés en paleta de cuero y pala corta. Emiliano Skufca, doble medalla de oro en Copas del Mundo (paleta de cuero 2007 y 2011) y doble oro mundial (paleta de cuero 2010 y 2014), afrontará los Mundiales de Pelota de Barcelona 2018 con el objetivo de coronar una carrera de ensueño. El pelotari de la selección española, que está preparando la cita a conciencia con la disputa de varias competiciones previas, cuenta los días para el gran evento del año. “Está cerca y está lejos. Hay que ir poco a poco pero ya va quedando menos”, admitió motivado.

Elegir ‘entre Papá y Mamá’ -paleta de cuero o pala corta- a nivel de objetivos en Barcelona 2018 no le quita el sueño. “Es complicado porque realmente lo que a mí me tira es el título de pala corta y es lo que vengo jugando y compitiendo ya casi diez años. Por edad y por títulos es lo que me falta y lo que me hace ilusión”, reveló el pelotari, que también valoró que “a la selección parece que le interesa que juegue el de paleta de cuero porque como lo he jugado y han salido buenos resultados ven que ahí es importante revalidar títulos, no solo para mí sino para ellos como selección”. El gran objetivo individual, sin embargo, es evidente: Skufca tiene el primer entorchado mundial de pala corta entre ceja y ceja.

La guinda a una gran trayectoria en casa

El escenario para conseguir su gran reto resulta especialmente propicio. “Jugar en casa creo que me ayuda”, afirmó tras recordar con cariño el precedente de la Copa del Mundo de Frontón 36m de 2007 disputada en Barcelona. “Para mí participar en  los Mundiales de Pelota de Barcelona 2018 será un poco como el cierre a mi carrera, por edad y demás. No creo que me añada presión. Me motiva más. En 2007 jugué en casa y fue una motivación extra. Entiendo que hay gente a la que quizá pueda afectarle y prefiere estar fuera de su sitio, pero a mí me motiva y creo que será un punto a favor”, explicó, antes de mostrar su confianza en la gran gestión interna del campeonato: “A nivel organizativo, respecto a los Mundiales en que he podido participar, considero que será seguramente el mejor organizado. Los que se celebraron en 2010 en Pau (Francia) también estuvieron bien organizados, pero respecto a los demás Barcelona quizá puede llegar a ser un punto de inflexión”.

Un resultado que también espera que se produzca en Barcelona como foco de la práctica de pelota. “Espero que también pueda suponer un punto de inflexión como deporte sobre todo en Barcelona, que está un poco alejada de lo que es el centro de Navarra, País Vasco o La Rioja, donde más se juega, y que los Mundiales y su coste reporten algo para que la gente se anime, se enseñe este deporte en los colegios y se vea que realmente es un deporte bonito y que más allá del fútbol y de otros deportes puntuales también hay otros que son interesantes”, consideró el pelotari, que hizo hincapié en las virtudes de la capital catalana al asegurar que “Barcelona tiene eso que atrae. Es una ciudad grande, bonita, interesante, cosmopolita y creo que todo eso tiene que ayudar a exportar nuestro deporte dentro y fuera de España, moverlo un poco”. Emiliano, además, dejó muy claro su deseo sobre la pelota en clave de futuro: “Cuando haces una competición así en una gran ciudad hay que aprovecharlo. Otros Mundiales se hacen en ciudades más pequeñas y queda todo más concentrado en ese lugar y esto tiene que dejar de ser un deporte tan regional para empezar a serlo más internacional”.

El gran reclamo de los jugadores profesionales

Un punto clave en la receta del éxito será la asistencia al evento y, en este caso, Skufca tampoco tiene dudas. “Ojalá que los frontones estén repletos de gente. Es lo mejor. Lo que motiva siempre cuando vas a jugar una competición es que el frontón esté lleno. Siempre gusta más mirar hacia el lado y ver el frontón repleto de gente”, explicó, además de desvelar el interés que le han mostrado por los campeonatos: “Sé de mucha gente de fuera: de Argentina, Navarra, Francia, México… que quiere venir a Barcelona. Hay gente que me ha preguntado por las entradas porque ya tienen los billetes comprados para venir desde fuera”. Los alicientes de la cita, de hecho, resultan incuestionables: “Los Mundiales de Pelota de Barcelona 2018 van a ser los primeros Mundiales en los que se permita que participen jugadores profesionales. Los aficionados van a ver lo mejor de cada modalidad y a los mejores en cada modalidad. El que no conoce este deporte creo que es interesante que venga para que descubra un deporte que aporta técnica, físico, mucha velocidad y que desde fuera atrae y gusta”.

Skufca, nacido en Argentina y poseedor de una zurda de oro, huye de las comparaciones con un icono mundial del deporte como el futbolista Leo Messi, pese a que asume sonrojado que “no hay ni un punto de comparación, aunque es bonito” cuando ha sido reconocido como ‘el Messi de la pelota’ en otras partes del mundo. Entrado ya en los cuarenta y con una laureada trayectoria a sus espaldas, Emiliano se ha ganado a pulso ser recordado por su gran legado deportivo. “Me he sacrificado bastante por el deporte. Al final es un mundo aficionado y tienes que trabajar, entrenar, gimnasio… Soy una persona bastante disciplinada y que me he volcado al doscientos por cien con el deporte. Pero lo más importante es que la gente te considere una buena persona, un buen compañero y un buen amigo”, suspiró el distinguido pelotari de la selección española, que en los frontones del CEM Olímpics de la Vall d’Hebron está llamado a hacer historia en este 2018.