El pabellón Mies van der Rohe acogió este viernes el acto de presentación oficial de los Campeonatos del Mundo de Pelota, que se celebrarán del 14 al 20 de octubre en los remodelados frontones del CEM Olímpics de la Vall d’Hebron.

La decimoctava edición de los campeonatos mundiales contará con la participación de más de 300 pelotaris de 14 nacionalidades, los mejores del mundo, que se citarán en Barcelona para medir sus fuerzas en 14 competiciones de las cuatro modalidades: mano, cesta punta, pala-paleta y frontenis. El espectáculo está plenamente garantizado con la disputa de más de 160 encuentros.

El acto oficial celebrado en el pabellón Mies van der Rohe estuvo presidido por Marta Carranza, Comissionada d’Esports de l’Ajuntament de Barcelona; Gerard Figueras, Secretari General d’Esports de la Generalitat de Catalunya; Maite Fandos, Diputada d’Esports de la Diputació de Barcelona; Julián García Angulo, Presidente de la Federación Española de Pelota y Agustí Brugués, presidente de la Federació Catalana de Pilota y del Comité Organizador de los Mundiales.

Marta Carranza, que señaló la importancia del “legado” deportivo y de infraestructuras renovadas que dejará el evento, quiso remarcar que “tenemos la obligación de continuar y mantener viva la pelota en nuestra ciudad”. Gerard Figueras, por su parte, consideró que “este evento es la guinda del pastel a una generación, tras mantener viva la llama de la pelota durante 25 años desde los Juegos Olímpicos”.

Maite Fandos también coincidió al destacar la importancia de la pelota en Barcelona, así como su legado histórico, y celebró que “dar a conocer la ciudad de Barcelona y su región mediante el deporte es una grandísima oportunidad”, mientras que Julián García Angulo, que recordó que la capital catalana tenía “la asignatura pendiente” de un Mundial absoluto, mostró su confianza en que “Barcelona marque una nueva etapa, como los Juegos, de cara al futuro”.

Opiniones compartidas por un Agustí Brugués que, al margen de agradecer la enorme implicación de todas las instituciones, se mostró orgulloso por “la gran ilusión de todos los que trabajamos en el proyecto”, antes de apuntar alto en torno a las expectativas del evento: “No tendrá nada que envidiar a unos Juegos. La organización se ha volcado y seguro que será un gran éxito”.