Su caso es uno de los más particulares entre los más de 300 pelotaris de 14 nacionalidades distintas que se darán cita en los Campeonatos del Mundo de pelota de Barcelona del próximo mes de octubre.

Con una herencia deportiva privilegiada en su ADN, Agustí Brugués tratará de dejar su impronta en la capital catalana defendiendo la camiseta de unos Estados Unidos, que en esta edición celebrará su décimo tercera participación en unos mundiales.

Agustí, hijo de padre catalán y madre estadounidense con raíces cubanas, dispone de la doble nacionalidad. Una circunstancia que le ha otorgado más posibilidades de entrar en una lista para participar en los campeonatos mundiales de Barcelona.

El pelotari catalán cuenta con un ‘pedigrí’ especial, pues la pasión por la pelota corre por sus venas desde su mismo nacimiento, ya que su abuelo y su padre también se dedicaron al mismo deporte. Su padre Agustí, de hecho, sigue estrechamente vinculado, ya que es el actual presidente de la Federació Catalana de Pilota.

En el reciente acto de presentación oficial de los Campeonatos del Mundo celebrado en el pabellón Mies van der Rohe de Barcelona el propio presidente, que confía en el “gran éxito” del evento, hizo gala de su ilusión por disfrutar en directo con la participación de su hijo. Otro capítulo dorado en la historia de una gran saga de pelotaris.